Historias cocinadas

1 septiembre, 2017

Categoría:Noticias

Este septiembre llega a Monroyo “Historias cocinadas”, una propuesta literaria y gastronómica  de La Cuina Furtiva.

            El viaje, la cocina, los hogares, las comunidades sociales, los pueblos y ciudades, las formas diversas de mirar el mundo, el deseo de compartir y aprender, los ritos de paso… Todo ello forma parte de este proyecto que este mes de septiembre llega a Monroyo para instalarse en la casa de Jose Belenguer, impulsor de la beca de Residencia Artística de la localidad. Durante este mes, parejas formadas por un adulto del Taller de Memoria y un escolar prepararán juntos una comida. Mientras conversan entre fogones, buscarán la creatividad literaria, de estos ingredientes ha de surgir más tarde una historia digna de ser contada.

El proyecto La cuina furtiva nace en 2011 para generar contextos de prácticas gastronómicas en espacios domésticos. La idea es mirar el mundo a través de la comida, ampliando así la perspectiva sobre los alimentos para llevarlos al terreno de lo cultural y lo político. Después de seis años proponiendo cenas clandestinas, contando historias a través de los platos y generando rituales de comensalía junto a colaboradores diversos y en lugares diferentes, el proyecto recaló en 2016 en un espacio físico compartido: La col.lectiva del Cabanyal, Valencia. Allí participó en la construcción del colectivo Taller Placer, un grupo de creadores que generan contextos para el intercambio de saberes. Desde principios de 2017 ha interrumpido (por el momento) los proyectos de práctica culinaria, para centrarse en el desarrollo de escrituras creativas.

Actualmente, el proyecto de escrituras de La cuina furtiva se llama Cocina para principiantes y consiste en una serie de residencias de creación literaria en 6 hogares de diferentes pueblos y ciudades de España, a lo largo de 6 meses (de abril a septiembre de 2017). Así, el itinerario completo comenzó el pasado mes de abril en Valencia, siguió en Madrid durante el mes de mayo y volvió a Valencia durante el pasado mes de junio. En julio estuvo en Pontós (Girona), en agosto en Bilbao, y en septiembre llega a Monroyo.

Durante su estancia de un mes, la escritora redacta una carta destinada a sus anfitriones. Se trata de un texto de ficción que aborda temas muy diversos, manteniendo siempre de fondo el argumento general de los alimentos, la comida y la cocina. Las historias que se narran en estas cartas, además implican el hogar de acogida e integran el entorno del pueblo o la ciudad donde se ubica para construir las diferentes tramas. La carta se remite a los anfitriones una vez la escritora ha dejado la casa y marcha al siguiente destino. El conjunto de las seis cartas, junto a un capítulo introductorio que explica el proceso y sus motivaciones, conforman la estructura de este proyecto literario.

Gastronomía y literatura

Historias cocinadas, una actividad cultural de La Cuina Furtiva

En Monroyo, la actividad toma forma como “Historias cocinadas”. Una decena de  participantes del Taller de Memoria del Aula de Adultos compartirán práctica culinaria con escolares. Ambos cocinarán juntos y charlarán para poder transcribir la literatura oral a literatura escrita. Los fogones serán el núcleo entorno al cual, tratarán de idear una historia conjunta que será plasmada en papel en la última fase por los más pequeños.

La actividad incluye la celebración de un banquete especial y la publicación de las narraciones.

Organiza: La Cuina Furtiva

Participan

Taller de Memoria del Aula de Adultos de Monroyo

AMPA del Colegio Público de Monroyo

Con el apoyo del Ayuntamiento de Monroyo

Borraines/Borrajas típicas de Monroyo

 


Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar